La hora más oscura

Relato creado por @manodemitril. Esta vez no consiste en continuar su historia, sino nominando a otro autor, elegir uno de los personajes que nos ofrece de una lista, y cado uno escribe una versión del personaje, uno siendo malvado y otro siendo bueno.

Para este reto me nominó @alexdhawer y optó por escribir él la opción malvada y yo el bueno, escogió el pj: «Guerrero sin brazos que lleva un peto de cuero y grebas metálicas con cuchillas en rodilla y pies»

Imagen de gyxycn en DeviantArt

El dolor en mi pecho era abrasador.

Kain, el traidor convertido en demonio y líder de la legión negra, me tenía de rodillas frente a él con sus garras clavándose en mi costado.

Mis pensamientos se iban nublando conforme el dolor se expandía por todo mi cuerpo.

Cuando llegué a esta sangrienta batalla, los veteranos soldados del corazón del imperio parecían reconocerme. Vitorearon un nombre que yo no recordaba. Sin embargo, ahora, en su hora más oscura, guardaban silencio contemplando como se iba apagando la última luz de una esperanza que siempre fue un espejismo ante el poder de la legión negra.

Kain, con un sonrisa, se jactaba de haber vencido en dos ocasiones al campeón del imperio.

Yo no recordaba nada de quién era antes de que Kain, el más noble de los caballeros del imperio, cayera en las sombras y me arrancara los brazos en aquella batalla dándome por muerto hace cinco años.

Los monjes del Templo de las Tormentas cuidaron de mí y me instruyeron para nuestro aciago destino.

Desesperado, decidí usar una técnica prohibida. Usando toda mi energía, que mantenía cada átomo de mi cuerpo unido, mutilé el brazo de kain y con un salto, de media luna hacia atrás, destrocé su cuerpo con las cuchillas injertadas en mis piernas, haciendo temblar por primera vez a toda la legión negra.

Llevamos demasiado tiempo viviendo en la oscuridad. Hoy, por primera vez, mostraremos a los demonios lo que es el verdadero terror.

Irina

Relato creado para la continuación de una historia como reto de Instagram propuesto por @manodemitril

Imagen de Arcan-Anzas en DeviantArt

Bastó solo un segundo para que por mis venas fluyese pura adrenalina. Parecía que el tiempo se había detenido a mi alrededor.

No sabía si dar las gracias a mi cerebro por hacerme reaccionar rápido, o darme de cabezazos por no haberlo visto venir.

La próxima vez si veo que un huevo tiene un color sospechoso no me lo pondré frente a mi cara.

La explosión que generó fue mayor de lo que imaginaba. La mitad de mi apartamento salió ardiendo y la onda expansiva me lanzó contra la estantería, rompiéndome varias costillas.
Un zumbido resonaba en mi cabeza haciendo temblar todo a mi alrededor.

Me obligué a abrir los ojos, pudiendo reconocer a aquella figura frente al umbral de mi puerta. ¿cómo no iba a reconocerla? Corrí como pude para refugiarme de la lluvia de balas que se avecinaba.

−¡Irina! −grité a duras penas−. ¡¿Es que no puedes mandar un correo con fotos intimidantes como hacen todos?! −«sí, soy consciente de la ironía de mis palabras…».

Una ráfaga de disparos es lo que obtuve por respuesta… Seguramente le haya molestado algo que hice la otra noche. Mentiría si dijera que no me lo merezco. Supongo que si salgo de esta podría enviarle flores o algo para que se calmara.

¿Ha parado?… Ese no es su estilo. Seguro que está recargando.

Con gran esfuerzo me lancé por la ventana hacia la calle. Unos huesos rotos eran mejor que quedarme a razonar con la mejor asesina de la Yakuza.