El sacrificio

Imagen de Wuika en DeviantArt

Mi cuerpo todavía temblaba por lo que acababa de presenciar.

Todo aquel que me acompañaba había muerto. Quien narre esta historia dirá que yo también sucumbí en esta sucia mazmorra.

Dejé de ser como los demás. Bajo mis pies aún se encontraba el círculo de atadura dibujado en el suelo con mi propia sangre.

La tempestad de mis pensamientos se fundía ahora con los susurros de tormento de mi prisionero. Este se retorcía dentro de mi ser deseando tomar el control de mi cuerpo.

Apenas podía sostener la espada. Mis ojos pronto se nublarían y mi voluntad podría resquebrajarse del todo. En parte casi deseaba que la oscuridad me diese cobijo ante la visón de un mundo tan retorcido, pero no podía dejar que los barrotes de mi mente se rompieran. Ahora era la prisión de uno de los dioses que aún vagaba sobre las cenizas de la tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s