Humanidad

Relato creado para la continuación de una historia como reto de Instagram propuesto por @manodemitril

Imagen de ianllanas en DeviantArt

−¿Quieres saber por qué lo hice? Tú sabes por qué.

Aquel hombre volvió a apuntarle. Esta vez disparó. El impacto le dio en el pecho, haciendo saltar trozos de metal que quedaron esparcidos por el asfalto.

El androide estaba en el suelo observando al que sería su verdugo.

−Entonces. ¿Vas a matarme? −preguntó mirándole directamente a los ojos.
Pudo sentir las dudas que invadían a ese hombre. Sabía que este no veía otra opción que acabar con su artificial vida. No tenía derecho a un juicio. Tan solo era un objeto más en una ciudad de acero y cristal

−Entonces ¿los mataste por ella verdad? Por lo que le hicieron.

−Y volvería a hacerlo −dijo tajante el androide.

−La muerte solo lleva a más muerte. Cuando estas personas descubran que ella te envió, la pondrás de nuevo en peligro.

−Entonces, diles que los maté porque mi protocolo de personalidad se dañó. Que solo fueron hombres en el lugar equivocado, en el momento equivocado −indicó señalándose en un punto exacto de la cabeza−. Dispara justo aquí, donde está mi núcleo de memoria. Cuando se destruya, ya no habrá ninguna prueba, y ella será libre… La máquina sin corazón muere, la chica vive. Es lo justo.

Aquel hombre dudo un momento.

−¡Hazlo!

Un disparo fue suficiente para volarle la cabeza y hacer añicos el núcleo. Luego se secó las lágrimas y se marchó en la oscuridad. Esa máquina ni siquiera tenía un nombre, pero sin duda tenía un corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s